sábado, 23 de mayo de 2009

Hasta entonces, mi amor...

Ya es viernes en la tarde. Me pregunto donde podrás andar metido, me haces falta, a veces quisiera que vivieras a dos casas de aqui y así poder llegar a ella por detras de mi casa, paso mi patio, luego brinco al del vecino, lo cruzo y ya está, llegué a mi destino, como cuando uno era un chiquillo. ¿Te acordás?

A ratos pienso que, como la película Mar Adentro, si imagino que salgo volando por la ventana de mi cuarto podré llegar hasta donde estás o, mejor aún, vos te tirás desde la ventana de tu trabajo hasta Puerto Viejo y yo, desde Cartago, tal vez llegue al mismo tiempo si me voy en vuelo directo por Turrialba.
Como sueño con tenerte junto a mí. ¡Pero si soñar no cuesta nada! lo que cuesta es que llegue ese día de la semana en el que mi sueño se convierte en realidad. Y no mi amor, no es culpa tuya, la culpa es del tiempo que se mete en nuestro camino, bueno, eso y el trabajo, el estudio, más trabajo... ¡ah! y acordate que yo trabajo también y a ratos estudio jeje.

A decir verdad, lo que me mantiene cuerda son nuestros ratitos de felicidad que se pasan volando ( jaja otra vez con la peli), como te digo,¡el tiempo solo quiere jodernos!
Pero ''algún día será de día'' como dice mi padre. Y por ahora, cuando quiero volar, me las tengo que arreglar sin el oxígeno (vos) por que sé que si el tiempo nos deja, llegará el momento en el que juntos al fin alzaremos vuelo.

Hasta entonces, mi amor.

Hasta entonces, mi amor...

Ya es viernes en la tarde. Me pregunto donde podrás andar metido, me haces falta, a veces quisiera que vivieras a dos casas de aqui y así poder llegar a ella por detras de mi casa, paso mi patio, luego brinco al del vecino, lo cruzo y ya está, llegué a mi destino, como cuando uno era un chiquillo. ¿Te acordás?

A ratos pienso que, como la película Mar Adentro, si imagino que salgo volando por la ventana de mi cuarto podré llegar hasta donde estás o, mejor aún, vos te tirás desde la ventana de tu trabajo hasta Puerto Viejo y yo, desde Cartago, tal vez llegue al mismo tiempo si me voy en vuelo directo por Turrialba.
Como sueño con tenerte junto a mí. ¡Pero si soñar no cuesta nada! lo que cuesta es que llegue ese día de la semana en el que mi sueño se convierte en realidad. Y no mi amor, no es culpa tuya, la culpa es del tiempo que se mete en nuestro camino, bueno, eso y el trabajo, el estudio, más trabajo... ¡ah! y acordate que yo trabajo también y a ratos estudio jeje.

A decir verdad, lo que me mantiene cuerda son nuestros ratitos de felicidad que se pasan volando ( jaja otra vez con la peli), como te digo,¡el tiempo solo quiere jodernos!
Pero ''algún día será de día'' como dice mi padre. Y por ahora, cuando quiero volar, me las tengo que arreglar sin el oxígeno (vos) por que sé que si el tiempo nos deja, llegará el momento en el que juntos al fin alzaremos vuelo.

Hasta entonces, mi amor.

Bookmark and Share